Líneas de expresión, arrugas, pérdida de elasticidad

El Bótox es el nombre con el que se conoce la Toxina Botulínica tipo A purificada. Esta toxina se emplea para relajar los músculos faciales temporalmente, eliminando o atenuando las arrugas de expresión. La toxina botulínica, no es un material de relleno, por lo tanto no elimina las arrugas mediante el aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos de la cara relajándose y disminuyendo el impacto de las contracciones en la piel. Actúa devolviendo la tersura y luminosidad al rostro, manteniendo una expresión facial natural. La dosis de toxina botulínica que se administra es muy baja y no se acumula con los años, lo que significa que nuestro organismo la reabsorbe y la elimina por vía renal.El tratamiento se realiza en consulta de forma ambulatoria y no requiere anestesia ya que es indoloro. Consiste en introducir con una aguja muy fina unas gotas del producto en la piel, de forma muy superficial, en el área donde existen arrugas faciales de expresión. Los efectos se empiezan a observar normalmente a partir del tercer día y de forma progresiva, van aumentando y borrando las arrugas poco a poco. El rejuvenecimiento es evidente y la expresión facial queda más relajada, dando una sensación de tener un aspecto descansado. El bótox no se recomienda en casos de mujeres embarazadas o que estén amamantando, en menores de edad, ni en pacientes que sufren enfermedades musculares o trastornos psicológicos.      

Ver más tratamientos

Contáctanos y agenda una evaluación con nosotros