Várices, venitas notorias

Las varices en los miembros inferiores no son más que venas de distintos tamaños, cuyas válvulas internas que le permiten llevar la sangre de retorno al corazón dejan de funcionar normalmente, y la fuerza de gravedad al estar de pie interrumpe o dificulta mucho más esa función, por lo que se acumula sangre en las venas, que luego se van engrosando y dilatando. Esclerosis química es un tratamiento bastante efectivo cuando se aplica a varices de pequeño calibre,  que son generalmente tratadas por razones estéticas. Se usa una aguja pequeña que se introduce en la vena con un producto esclerosante que inflama las paredes de la pequeña vena,  se ocluye con un esparadrapo para que el esclerosante actúe sobre las paredes de la varicula impidiendo así el paso de sangre por la misma y permitiendo que se destruya. Luego se convierte en un cordón esclerosado que se reabsorbe en unas semanas. La mayoría de los pacientes toleran muy bien esta técnica y algunos refieren un pequeño ardor que desaparece en pocos minutos. El número de sesiones depende del número de venas a ser tratadas, y aunque la mayoría de los pacientes experimentan mejoría en la zona tratada, la mayoría de ellas necesitan ser inyectadas entre 4 y 5 veces para lograr resultados óptimos.

Ver más tratamientos

Contáctanos y agenda una evaluación con nosotros